Claves para lograr el equilibrio entre carrera musical y vida personal

A veces pasas tantas horas pegado/a a tu instrumento que, sin darte cuenta, llega el final del día y te ha faltado tiempo para ti mismo. Puede que necesites horas extra de práctica para preparar un examen. O quizás lo hagas porque quieres conseguir dominar esa obra que se atraganta. Y lo quieres conseguir ya. 

Ahora dime, ¿vale la pena olvidarse de uno mismo para pasar aún más horas tocando?

Seguramente respondas que no, pero esta falta de equilibrio entre vida y carrera se está convirtiendo, cada vez con más frecuencia, en algo habitual entre los músicos.  Algo que puede afectar negativamente a tu salud física, salud mental, a tu estrés y hasta a tu capacidad para tocar como realmente sabes. 

Y es que a algunos nos puede resultar difícil conocer nuestros propios límites y saber cuándo parar. Algo que te cuento, por propia experiencia, en este artículo “Cuando tocar demasiado se vuelve en tu contra”.

Por eso es importante aprender a gestionar eficazmente nuestro tiempo y saber identificar las señales que nos dicen que estamos trabajando demasiado. Porque no hay nada como tener tiempo para disfrutar de un buen libro, de una charla con amigos o, simplemente, de descansar sin remordimientos. 

Ideas que te pueden ayudar

Aprender a priorizar: Tenemos una lista de cosas por hacer y al final del día, nos encontramos que algunas no han podido ser completadas. Esto estresa y decepciona a cualquiera. Bien sea porque nos parece que todo es importante, o porque nos resulta difícil decir que no (y aceptamos actividades extra que pocos nos aportan), establecer nuestras prioridades se vuelve un paso fundamental para alcanzar el equilibrio.  Si dejaras de lado el “qué dirán” ¿qué sería lo realmente importante para ti? Seguramente, si te contestas con sinceridad, muchas de esas tareas de tu lista desaparecerían y tendrías más tiempo para ti. 

  • Buscar el tiempo: No esperes a tener tiempo para salir a correr o pasar momentos de calidad con tu familia sin planificación previa. Porque solemos estar tan inmersos en nuestra sesión de estudio, que esos “5 minutos más” se convierten en una hora extra si no lo controlamos. Por eso, busca tú los momentos y reserva en tu agenda tiempo para hacer otras actividades. Y cuando llegue la hora fijada por ti, guarda el instrumento en su estuche con una sonrisa. 
  • Dejar a un lado la culpa: déjame decirte que no pasa nada porque un día no toques o por querer parar antes de estudiar para salir a la calle a tomar el aire. Incluso, tampoco va a pasar nada por decir que no a ese concierto que organiza tu amigo y que no te motiva nada dar. Porque el día sólo tiene 24 horas como para regalar nuestro tiempo y energía y encima sentirnos mal por ello. Recuerda que haces todo lo que puedes en cada momento y que si has tomado esa decisión es porque es la correcta para ti. 
  • Separar identidad e instrumento: Tienes muchas habilidades y fortalezas para aplicar más allá del mundo de la música. Y aunque te sientas raro sin tu instrumento, es en los momentos difíciles en los que saber tu valor como persona más te va a ayudar. Encontrar tu sitio y rol en tu faceta personal te ayudará a mantener el equilibrio y, paradójicamente, lograr mejores resultados con tu instrumento. 
  • Rodearse de gente: Pasar tiempo de calidad con otros contribuye enormemente a sentirnos en equilibrio. Somos seres sociales y esos ratos con amigos, no necesariamente músicos, nos permiten salir de nuestra zona de confort y son una vía rápida para la desconexión entre tantas horas de estudio. ¡Vamos, que a mí me dan la vida! Sin embargo, también están ahí para ayudar cuando lo necesitamos. Así que no los descuides y mantén un contacto frecuente con ellos. 

Como siempre digo, me encantaría tener una lista de consejos infalibles que funcionen a todos por igual. Pero lo cierto es que no es tan sencillo. Dependerá muy mucho de tu situación actual o del momento de la vida en el que te encuentres. 

Aún así, espero que estas pinceladas te ayuden a lograr un mejor equilibrio entre tu carrera musical y tu vida personal. 

Y si necesitas ayuda para elaborar un plan que te permita lograr ese ansiado balance, no dudes en escribirme a [email protected]

Si te ha gustado el artículo, comenta y comparte. No olvides seguirme en mis redes sociales Twitter, Facebook e Instagram

¡Hasta el próximo artículo! 

Compartir este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Si te ha gustado este artículo, puede que encuentres interesantes estos de aquí:

Únete a la comunidad de Alto Desempeño para músicos y descubre herramientas, hábitos y estrategias que te permitirán aprovechar al máximo tu práctica musical.

Sígueme en redes sociales

¿Te has quedado con ganas de saber más sobre cómo tener una preparación TOP?

Únete a la comunidad de Alto Desempeño para músicos y descubre herramientas, hábitos y estrategias que te permitirán aprovechar al máximo tu práctica musical.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *