8 consejos básicos para flautistas principiantes

Idee Konzept Ideenskizze

Si con la llegada del nuevo año has decidido que este es el mejor momento para aprender a tocar la flauta travesera, este artículo es para ti. Lo primero, tengo que darte la enhorabuena por haber elegido un instrumento tan fantástico (¡qué voy a decir yo!) y lo segundo es que, aunque parezca difícil y se haga duro el comienzo, no tires la toalla. Tocar un instrumento, sea cual sea, es una de las experiencias más gratificantes que podemos vivir y aunque haya momentos más complicados, verás que no te vas a arrepentir de haber tomado esta decisión.

He recopilado una serie de consejos que te ayudarán a empezar con buen pie en el mundo flautístico. Seguro que conoces ya algunos de ellos, puesto que no voy a descubrir nada nuevo, pero conviene recordarlos y tenerlos muy presentes desde el primer momento.

Sigue leyendo

Cómo aprovechar al máximo tu tiempo de estudio

consigue tu objetivo

Imagen: freepik.com

Sabemos que practicar es esencial para mejorar nuestro dominio del instrumento. Por ello, pasamos muchas horas estudiando y sin embargo, el progreso que conseguimos no siempre es el deseado. ¿Qué hacemos en esa situación? Pensar que no estamos estudiando lo suficiente e incrementamos el número de horas de práctica personal, cuando realmente lo que deberíamos plantearnos la calidad de nuestra sesión de estudio.

¿En qué consiste una buena sesión de estudio?¿Cómo empleamos nuestro tiempo?¿Por qué trabajamos de esa forma ese pasaje concreto y no de otra?

Todas estas preguntas nos las hemos planteado los músicos, o deberíamos,  varias veces a lo largo de nuestros años de estudio. Es obvio que si dedicas más tiempo a tu instrumento mejorarás más que si no le dedicas nada, pero es evidente también que la práctica organizada y centrada te garantiza mejores resultados en mucho menos tiempo que el que le dedicabas hasta ahora.

¿Cómo puedo convertir mi sesión de estudio en una BUENA sesión de estudio?

Este es el primer artículo de una serie dedicada a convertir tus sesiones de estudio en sesiones productivas, que te permitirán, además de obtener mejores resultados, tener tiempo para ti más allá de la música.
Sigue leyendo

Tener un hijo músico

Tienen unas jornadas de trabajo, en ocasiones, más largas que las de los adultos. A las horas que pasan en el colegio, le tenemos que sumar las horas de clases en el conservatorio, las de práctica personal en casa, y además, tienen otras obligaciones como hacer los deberes o jugar, que para eso son niños.

Tener un músico en la familia no siempre es fácil, supone un esfuerzo muy grande para los niños, pero también para los padres que pasan muchas horas en el coche, llevándonos a audiciones, recogiéndonos para dejarnos en otro ensayo… pero en casa también es necesaria su implicación para que el alumno aproveche al máximo el tiempo y trabaje su musicalidad, dando lo mejor de sí mismo con el instrumento.

Sigue leyendo

¿A qué edad se puede empezar a tocar la Flauta Travesera?

A lo largo de mis años como profesora de flauta, he recibido varias consultas de padres interesados en que sus hijos aprendieran a tocar lapequeño flautista Flauta Travesera a muy corta edad: 3 o 4 años. Considero fundamental que los niños entren en contacto con la música cuanto antes (incluso en el embarazo), pero ¿están preparados para tocar un instrumento con 3-4 años? Pues depende.

Aún recuerdo mi primera clase de Pedagogía de la Flauta durante mis estudios en Bélgica. Allí el profesor me planteó la siguiente pregunta: ¿A qué edad se DEBE empezar a tocar la flauta? y ¿Por qué? Mi respuesta fue rápida: a los 8 años, antes de esa edad no estamos físicamente preparados. Al fin y al cabo, yo empecé con 8 años y no conocía a nadie que hubiese empezado con menos edad en un conservatorio o escuela de música.

Mi respuesta a final de curso fue completamente diferente… Sigue leyendo

9 razones para escoger la Flauta Travesera como tu instrumento [Infografía]

Elena Muerza- 9 razones escoger flauta travesera (3)

Cuando era pequeña, con 5 años más o menos, le pedí a mis padres que me apuntaran a música. Llevaba muchos años asistiendo a sus ensayos del Coro y me encantaba todo lo que tuviera que ver con ella.

Como casi todos los niños, yo pedí también aprender a tocar el piano. Teníamos uno en casa y me resultaría más sencillo ponerme a practicar ya que veía a mi hermana hacerlo casi diariamente. Sin embargo, creo que casi todos los niños que nos inscribimos en la escuela de música ese año tuvimos la misma idea porque las plazas de piano volaron rápidamente.

Sigue leyendo