Pensando como músico: ni sí ni no, ni blanco ni negro

Pensamiento músicaTenía pensado publicar esta semana otro artículo dedicado a las técnicas de estudio, dentro de la serie de artículos de esa temática que empecé. Sin embargo, me he encontrado con compañeros y conmigo misma (incluso después de muchos años) siendo víctimas de un tipo de pensamiento, por desgracia habitual, en el mundo de los músicos: el todo o nada, blanco o negro, bien o mal.

¿Te imaginas pudiendo tocar sólo ppp o fff, sin ningún tipo de matiz intermedio? Pues eso mismo es lo que ocurre en muchas ocasiones con nuestra forma de pensar, nos basamos en extremos para evaluar cualidades o situaciones: el concierto ha sido genial o un desastre, mi compañero toca bien o mal. Este tipo de pensamiento se denomina pensamiento dicotómico y afecta notablemente a nuestra salud emocional y a la forma de percibir la realidad que tenemos.

De algún modo todos distorsionamos la realidad, pero cuando se hace de forma rígida y polarizada surge el problema:

Sigue leyendo

Cómo aprovechar al máximo tu tiempo de estudio

consigue tu objetivo

Imagen: freepik.com

Sabemos que practicar es esencial para mejorar nuestro dominio del instrumento. Por ello, pasamos muchas horas estudiando y sin embargo, el progreso que conseguimos no siempre es el deseado. ¿Qué hacemos en esa situación? Pensar que no estamos estudiando lo suficiente e incrementamos el número de horas de práctica personal, cuando realmente lo que deberíamos plantearnos la calidad de nuestra sesión de estudio.

¿En qué consiste una buena sesión de estudio?¿Cómo empleamos nuestro tiempo?¿Por qué trabajamos de esa forma ese pasaje concreto y no de otra?

Todas estas preguntas nos las hemos planteado los músicos, o deberíamos,  varias veces a lo largo de nuestros años de estudio. Es obvio que si dedicas más tiempo a tu instrumento mejorarás más que si no le dedicas nada, pero es evidente también que la práctica organizada y centrada te garantiza mejores resultados en mucho menos tiempo que el que le dedicabas hasta ahora.

¿Cómo puedo convertir mi sesión de estudio en una BUENA sesión de estudio?

Este es el primer artículo de una serie dedicada a convertir tus sesiones de estudio en sesiones productivas, que te permitirán, además de obtener mejores resultados, tener tiempo para ti más allá de la música.
Sigue leyendo

Se acabó el dolor

Lo confieso: durante años he sufrido en silencio dolores, pero no de esos que anuncian en la tele y que se van con un poco de crema aplicada en ciertas zonas. Mis dolores eran por culpa de la flauta, o eso creía me hacían creer y se situaban en la espalda, mano, dedo o donde decidieran aparecer ese día.

Lo primero que hay que tener claro es que la flauta no es la culpable del dolor, ni tocarla duele. Es un tubo de plata, oro, latón o lo que quieras (según el presupuesto) que utilizamos para hacer música. De momento no es un instrumento de tortura, aunque a algunos se lo quiera parecer. Si al tocar nos duele algo, se deben activar todas las alarmas y ponerle solución al problema de inmediato.

Tocar con dolor

Sigue leyendo

Tutorial – Flutebox en Castellano

En la anterior entrada del blog Flutebox: todo en uno, pudisteis conocer, en líneas generales, en qué consistía el flutebox o flauta beatbox.

Óscar Vázquez- flautista beatbox

Además, por si os animabais a practicarlo, podíais seguir el tutorial (en inglés) de Greg Pattillo.  Ahora, el idioma no es una excusa. Óscar Vázquez, flautista beatbox español, nos cuenta de forma muy clara, en este primer vídeo, cómo hacer el sonido del bombo y luego aplicarlo a la flauta.

Sigue leyendo

¿A qué edad se puede empezar a tocar la Flauta Travesera?

A lo largo de mis años como profesora de flauta, he recibido varias consultas de padres interesados en que sus hijos aprendieran a tocar lapequeño flautista Flauta Travesera a muy corta edad: 3 o 4 años. Considero fundamental que los niños entren en contacto con la música cuanto antes (incluso en el embarazo), pero ¿están preparados para tocar un instrumento con 3-4 años? Pues depende.

Aún recuerdo mi primera clase de Pedagogía de la Flauta durante mis estudios en Bélgica. Allí el profesor me planteó la siguiente pregunta: ¿A qué edad se DEBE empezar a tocar la flauta? y ¿Por qué? Mi respuesta fue rápida: a los 8 años, antes de esa edad no estamos físicamente preparados. Al fin y al cabo, yo empecé con 8 años y no conocía a nadie que hubiese empezado con menos edad en un conservatorio o escuela de música.

Mi respuesta a final de curso fue completamente diferente… Sigue leyendo